‘Dios me reservó un lugar’: La experiencia mágica de una residente de Nueva York al ver Shen Yun
Cultura