El TLCAN se conversa sobre hielo delgado

Por Emel Akan - La Gran Época

WASHINGTON, Estados Unidos – El acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) parece incierto ya que Canadá se resiste a las demandas de Estados Unidos sobre cambios de importancia, como una cláusula de suspensión. La perspectiva de una inminente tormenta política con nuevas demoras, podría hacer aún más difícil renovar el pacto de hace 24 años.

Uno de los puntos de fricción en las negociaciones es la cláusula de extinción.

Estados Unidos desea agregar una cláusula que especifique que el acuerdo expira después de cinco años a menos que los tres países acuerden extenderlo, lo que exige que los socios comerciales lo vuelvan a examinar cada cinco años. Las empresas, sin embargo, advierten que tal medida perjudicaría las inversiones a largo plazo, al aumentar la incertidumbre.

Antes de partir de la cumbre del Grupo de los Siete (G7) el 9 de junio, el presidente Donald Trump dijo a los periodistas: “Estamos muy cerca de disponer la extinción”, y agregó que es una de las cláusulas fuertemente negociadas.

“Tienes un grupo al que le gusta tener cinco años, y luego una renegociación al final de cinco años; y tienes otro grupo que quiere más tiempo debido a las inversiones”, dijo Trump.

Durante la cumbre, Trump sostuvo una reunión bilateral con el primer ministro canadiense Justin Trudeau y dijo que ambos líderes tuvieron una “muy, muy buena reunión sobre el TLCAN”.

Trudeau, sin embargo, se opone a una cláusula de extinción “de cualquier duración”, argumentando que tener una fecha de vencimiento en un acuerdo comercial “no lo haría en realidad un acuerdo comercial”.

“Esta es nuestra inequívoca posición”, dijo Trudeau el 9 de junio, durante una conferencia de prensa después de la cumbre G7 en Charlevoix-Quebec.

El Primer Ministro de Canadá dijo que no hay una necesidad real de una cláusula de suspensión, ya que el TLCAN ya tiene una cláusula de salida y cualquier país puede retirarse con un preaviso de seis meses.

Factor decisivo

El gobierno de Trudeau considera que la cláusula de suspensión de cinco años son un factor decisivo, según la prensa canadiense. Además observa que los aranceles de Estados Unidos sobre el acero y aluminio canadiense están perjudicando las posibilidades de que Washington y Ottawa lleguen a un acuerdo en el corto plazo.

Una semana antes de la cumbre, Trump impuso aranceles sobre el acero y el aluminio importados de Canadá, México y la Unión Europea.

Trudeau calificó las tarifas de Trump de “ilegales e inaceptables” y dijo que Canadá impondría contramedidas equivalentes que se harán efectivas a partir del 1 de julio.

“Como canadienses somos educados, somos razonables, pero tampoco seremos maltratados”, dijo Trudeau durante la conferencia de prensa.

Los comentarios del primer ministro provocaron una fuerte respuesta de Trump, que calificó a Trudeau como “muy deshonesto” y “débil”.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, culpó a Canadá por los retrasos en la finalización de un nuevo acuerdo.

“Tendríamos un gran acuerdo con el TLCAN ahora, si los canadienses pasaran más tiempo en la mesa de negociaciones y menos tiempo haciendo lobby en el Capitolio de EE. UU., y con nuestra prensa y los gobiernos estatales de aquí”, dijo Navarro el 10 de junio en una entrevista dada al programa Noticias del domingo de Fox.

Después de la cumbre del G7, la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo el 10 de junio que las negociaciones continuarán y que ella irá Washington el 13 de junio.

Ella y el Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, tuvieron una conversación telefónica constructiva sobre el TLCAN y las tarifas de acero y aluminio, según un informe del Wall Street Journal.

A pesar de las tensiones crecientes entre Estados Unidos y Canadá, Freeland dijo a los periodistas que ella se mantiene optimista sobre llegar a un acuerdo con un NAFTA renovado.

La ministra canadiense de Asuntos Exteriores, Chrystia Freeland (EE. UU.) a la par de Robert Lighthizer, representante de Comercio de EE. UU., en conferencia de prensa en el cierre de las reuniones del TLCAN en Montreal-Quebec, el 29 de enero de 2018. (PETER MCCABE / AFP / Getty Images)

El gobierno de Trump lanzó en mayo una nueva investigación sobre las importaciones de automóviles, que podría conducir a nuevas tarifas estadounidenses similares a las impuestas al acero y al aluminio.

El Gobierno cree que Estados Unidos tiene la ventaja en las negociaciones y por lo tanto usa los aranceles como una moneda de cambio.

“Si no se llega a un acuerdo sería muy malo para Canadá y sería algo muy malo para México”, dijo Trump. “Para Estados Unidos, francamente, sería algo bueno”.

Política con viento en contra

Si las renegociaciones del TLCAN continúan siendo retrasadas, podría ser más difícil llegar a un acuerdo debido a las próximas elecciones legislativas de mitad de período en Estados Unidos y las elecciones presidenciales en México.

La aprobación por parte del actual Congreso controlado por los republicanos puede ser de “escaso margen”, si un acuerdo lleva demasiado tiempo, advirtió Lighthizer el 1 de mayo, en un evento de la Cámara de Comercio de EE. UU.

Las elecciones presidenciales de México que se llevarán a cabo el 1 de julio podrían significar un cambio potencial en el liderazgo. En especial el candidato populista de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, podría tener un serio impacto en las renegociaciones. Obrador anticipó que si es vencedor cambiaría el enfoque de México si no se llega a un acuerdo antes de su elección.

TCCAN es un acuerdo firmado entre Estados Unidos, Canadá y México, y entró en vigor el 1 de enero de 1994. Trump denunció el trato como un mal acuerdo para Estados Unidos y se comprometió a modificar sus términos. Las conversaciones para renovar el TLCAN comenzaron en agosto de 2017.

El año pasado, los déficit comerciales de bienes de Estados Unidos con México y Canadá fueron de USD 71,1 mil millones y USD 17,5 mil millones, respectivamente.

El desequilibrio comercial cambiará, dijo Trump durante la conferencia de prensa en Canadá. “No tienen otra opción. Si no va a cambiar, no vamos a comerciar con ellos”.

Si las partes no llegan a un acuerdo a tres bandas, Trump dijo que está abierto a los acuerdos comerciales bilaterales con Canadá y México.

“Dos cosas pueden suceder en el TLCAN. Lo dejamos de manera que sea como un paquete de tres “y” lo cambiamos de manera muy sustancial, [O] vamos a hacer un trato directamente con Canadá y otro directamente con México”, dijo Trump.

 
 
 

China, Estados Unidos y el Canal de Panamá

China, Estados Unidos y el Canal de Panamá
Análisis Las tensiones entre el régimen chino y la administración Trump, que ya están tomando la forma de ...
LEER MÁS >
 

Carta desde una prisión china encontrada en un bolso de Walmart expone el problema de las fábricas en China

Carta desde una prisión china encontrada en un bolso de Walmart expone el problema de las fábricas en China
Una vez más, una nota aparentemente escrita por un recluso que trabaja en una prisión china fue descubierta ...
LEER MÁS >
 

La escasez de soja en China puede causar que millones de cerdos pasen hambre

La escasez de soja en China puede causar que millones de cerdos pasen hambre
400 millones de cerdos en China podrían tener que hacer dieta dentro de poco. La Asociación de la ...
LEER MÁS >
 

Globalismo: La ideología híbrida del siglo XXI

Globalismo: La ideología híbrida del siglo XXI
El totalitarismo del siglo XX estuvo dominado por dos ideologías: el comunismo y el fascismo. Para consternación de ...
LEER MÁS >