¿Alondra matutina o búho nocturno? Cómo afecta el reloj corporal en tu rendimiento mental y físico

Por La Gran Época

Tanto si eres una persona madrugadora como si te gusta quemar el aceite de medianoche, todos son controlados por los llamados “relojes del cuerpo”. Estos relojes corporales regulan tus ritmos circadianos y están dentro de casi todas las células del cuerpo. Controlan cuando te sientes despierto y cansado durante un período de 24 horas.

Pero resulta que los últimos estudios se encontraron que los relojes del cuerpo tienen un impacto mucho mayor de lo que piensas. De hecho, afectan el rendimiento de una persona en las tareas mentales y físicas.

Los ritmos circadianos son controlados por el núcleo supraquiasmático que detecta la luz. Cuando las células de los ojos se dan cuenta que afuera está oscuro, envían estas señales al núcleo supraquiasmático. Luego libera la hormona melatonina, que te hace sentir cansado.

El cronotipo es otro factor que determina cómo los relojes biológicos afectan tu comportamiento diario. Por ejemplo, las personas con cronotipos tempranos (“alondras matutinas”) se levantan temprano y son más activas en la mañana, pero se sienten cansadas al final o al principio de la tarde. Los cronotipos tardíos (“búhos nocturnos”) están cansados durante la mañana, pero se sienten despiertos por la noche.

Imagen ilustrativas (Créditos: Pixabay /Chraecker)

Estas diferencias también se pueden observar en otros múltiples ritmos fisiológicos, conductuales y genéticos que ocurren en un período de casi 24 horas. Por ejemplo, el cronotipo determina el momento en que se libera la melatonina. Para las alondras de la mañana, la melatonina hacer que te levantes alrededor de las 6 p.m., haciéndote que te sientas cansado a las 9 o 10 p.m. Para los búhos de la noche, la melatonina puede aumentar a las 10 u 11 p.m. o incluso más tarde, lo que significa que muchos no se cansan hasta las 2 o 3 a.m.

La genética puede determinar el tipo de reloj corporal, pero también está influenciada en gran medida por el horario y el estilo de vida. También cambia a lo largo de su vida. Las personas tienden a ser alondras durante los primeros 10 años de su vida, luego cambian hacia los búhos nocturnos durante la adolescencia y a principios de los veinte  años. Para cuando cumpla los 60 años, probablemente tendrá patrones de sueño similares a los de cuando tenía 10 años. Sin embargo, incluso con estos cambios, los factores que determinan el cronotipo son únicos para cada individuo.

Imagen ilustrativa (Créditos: Pixabay/dimitrisvetsikas1969)

El máximo rendimiento y el reloj de corporal

El estudio reclutó a 56 individuos sanos y les pidió que realizaran una serie de tareas cognitivas para medir el tiempo de reacción y su capacidad para planificar y procesar la información. También se les solicitó que realizaran una tarea física para medir su fuerza de agarre máxima. Las pruebas se completaron en tres ocasiones diferentes entre las 8 a.m. y las 8 p.m. para ver cómo variaba el desempeño de un individuo a lo largo del día. Los resultados mostraron que el rendimiento máximo difiere significativamente entre las alondras y los búhos.

Las alondras se desempeñaron mejor temprano a la mañana (8 a.m. en tareas cognitivas y 2 p.m. en tareas físicas) y fueron entre 7 y 8 por ciento mejores que los búhos nocturnos en esos momentos. Los búhos nocturnos se desempeñaron mejor a las 8 p.m. tanto en tareas cognitivas como físicas. La fuerza de agarre fue significativamente mejor durante la noche para los búhos en un 3,7 por ciento en comparación con las alondras.

El rendimiento máximo también estaba relacionado con el número de horas que se tarda en rendir al límite después de despertarse. Las alondras se desempeñaban mejor en las tareas cognitivas inmediatamente después de despertarse y siete horas después de despertarse en la tarea física. Los búhos nocturnos se desempeñaban mejor en todas las tareas alrededor de 12 horas después de despertarse.

Cuando se trata de rendimiento de élite, los atletas se esfuerzan por ganar minutos donde un margen ganador puede ser estrecho. Por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de 2016, si el último competidor colocado en la carrera de 100 metros masculino, si hubiera corrido 0,25 segundos más rápido, habría vencido a Usain Bolt.

Una investigación previa encontró que ser una alondra matutina o un búho nocturno es un factor clave en el momento de máximo rendimiento atlético individual y de equipo.

Imagen ilustrativas (Créditos: Pixabay/Barni1)

Un nuevo estudio muestra que, en comparación con las alondras, los búhos nocturnos duermen mucho más por la mañana, lo que hace que su tiempo de reacción sea más lento en un 8,4 por ciento. También son 7,4 por ciento más débiles (usando una prueba de fuerza de agarre máxima) que sus contrapartes de la alondra matutina.

Los búhos nocturnos también parecen mostrar una mayor variación en el rendimiento máximo a lo largo del día, lo que sugiere que pueden ser más sensibles a los cambios en la hora del día que las alondras. Por ejemplo, un búho nocturno que compite contra una alondra matutina a las 8 a.m. estaría más debilitado que una alondra que compite contra un búho nocturno a las 8 p.m.

Sin embargo, otras cosas, como viajar, también pueden afectar el rendimiento. El movimiento a través de las zonas horarias des-sincroniza nuestros relojes corporales, los cuales necesitan una oportunidad para ajustarse. Las personas que cambian constantemente sus patrones de sueño, pueden experimentar “jetlag social”, lo que también perjudica su rendimiento.

Dado que el éxito atlético depende de los márgenes más pequeños, comprender con precisión los momentos de máximo rendimiento podría significar la diferencia entre ganar una medalla de oro o terminar en el último lugar. Nuestro estudio encontró que en general, las alondras matutinas tendían a funcionar mejor más temprano en el día y los búhos nocturnos se desempeñaban mejor más tarde en la noche.

Imagen ilustrativa (Créditos: Pixabay/geralt)

Saber cuánto afecta el reloj corporal podría ser útil incluso en la vida diaria. Puede ayudar a entender mejor cómo se obtiene la máxima productividad en los negocios  o el mejor rendimiento académico en la escuela.

La estructura típica de la sociedad favorece mucho a las alondras sobre los búhos. Dado que el típico día de trabajo no permite que los búhos nocturnos sigan sus patrones preferidos de sueño y vigilia, tal vez sea hora, que se empiece a pensar en ser más flexibles.

Elise Facer-Childs  es una investigadora en la University of Birmingham en el Reino Unido. Este articulo fue publicado por primera vez en The Conversation

Masajea estos 5 puntos y alivia tu dolor de cabeza

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 
 
 

Militares venezolanos se rebelan contra Maduro en Caracas y el pueblo sale a apoyarlos

Militares venezolanos se rebelan contra Maduro en Caracas y el pueblo sale a apoyarlos
Vecinos de la barriada caraqueña de Cotiza salieron a las calles hoy a manifestarse a favor del grupo ...
LEER MÁS >
 

Viejos campos de concentración comunistas en Albania acechan el presente

Viejos campos de concentración comunistas en Albania acechan el presente
TEPELENË, Albania—Simon Mirakaj tenía cuatro años de edad en 1949 cuando, junto con su madre y sus dos ...
LEER MÁS >
 

¿Podrá la magia del ‘9’ traer grandes cambios para China en 2019?

¿Podrá la magia del ‘9’ traer grandes cambios para China en 2019?
Comentario El número "9" siempre ha tenido un significado especial para los chinos. Es el número de un ...
LEER MÁS >
 

El régimen chino habría ejercido presión para cancelar Shen Yun en España

El régimen chino habría ejercido presión para cancelar Shen Yun en España
Solo semanas antes de que Shen Yun Performing Arts se presente en una de las casas de ópera ...
LEER MÁS >